Caminando y cayéndo

Desde Kuala Lumpur cogí un bus para Cameron Highlands y llegué un poco antes de las 12 de la noche. Estuve ahí dos días enteros haciendo trekking y tomando té.


 Mi primer día fue muy relajado, dormí un poquito más de lo normal porque necesitaba recargar mis baterías. Una vez lista decidí ir a un cultivo de té que quedaba como a unos 8km hechando dedo. Me encanta hacer el autoestop, lo hice un par de veces en Myanmar (una vez con unos monjes!!) y Cambogia. Un señor y su hijo como de unos 10 años me recogieron, desafortunadamente no hablaban nada de ingles y yo en malayo solo se decir hola y gracias entonces pasamos 25 minutos mirándonos a los ojos y sonriendo. Yo creo que si es de día y las personas que te ofrecen un pasaje tienen una mujer o un niño en el carro no es peligroso hechar dedo, puede además ser una manera de conocer mejor las costumbres y la idiosincrasia de otro país (mami no me mates jajaja). 

Me dejaron de frente a la entrada del cultivo, la carretera es un poco más arriba y el panorama desde ahí era increíble aunque es un lugar muy lleno de turistas malasios. Una de mis actividades favoritas cuando estoy de vacaciones en otro lugar es mirar a la gente, hasta ahora puedo decir que a la gente de Malasia les encantan los selfie stick, hacerse fotos con desconocidos y llevar toda, pero toda la familia de vacaciones. 


Pasé mi día caminando por el cultivo que resultó ser mucho más grande de lo que parecía y me perdí un poco. Mientras volvía a la calle principal empezó a llover, y no era una lluvia normal sino una verdadera tormenta con rayos y truenos! Estaba completamente mojada y congelada, tenía que verme muy pero muy desesperada porque una señora Alemana y su hija se ofrecieron de llevarme a la ciudad sin que ni siquiera les hubiera pedido nada. Me dijeron que estaban viajando por 3 semanas por todo el sureste asiático. Pude por fin utilizar la geografía alemana que había aprendido el año pasado y esas 4 frases de alemán que mi amigo Alberto con “mucha paciencia y amor” me habia enseñado (fufunf Albi, fufun). 

Cuando volví al hostal me puse ropa seca y me calenté un poquito: me cambió la vida 😂 en el cuarto me encontré con Marcia, una chica inglesa que estaba cosiendo unos pantalones y me preguntó si quería aprender, yo le dije que sí pero resulté siendo muy mala y casi les hago un hueco más grande 😅 como no había almorzado y tenía mucha hambre decidí cenar temprano y me comí un delicioso arroz indù encima de una hoja de plátano, una de las cosas más ricas que he comido en Malasia! 


El día después me desperté bien temprano, desayuné y empezé la primera excursión del año. Un grupo de 4 chicos y yo habíamos alquilado un guía para que nos llevará a ver la flor más grande del mundo. Se trataba de caminar 4 horas y media en la selva, el día anterior había llovido entonces se pueden imaginar cómo estaba la ruta! Después de un par de horas de caminata empezè a sentir un fastidio en el tobillo, pero no le hice mucho caso hasta que no se volvió dolor y cuando miré para controlar que me pasaba vi que había una sanguijuela, ahora puedo decir que era la primera de muchas que en los días siguientes me mordieron pies brazos y piernas. 


Cuando llegamos a la flor estaba súper contenta, es muy grande y bella pero huele horrible! 


Mientras subía me caí solo una vez y estaba muy orgullosa de mí misma, durante la bajada pare de contar mis caída a la numero 15… pero ahora sí puedo decir que lodo, hormigas y mugre no me molestan! Aunque yo sea un poco torpe me encanta caminar por las montañas y en las selvas y aprendí a caerme poniendo las manos y a ignorar los morados! 

Cuando volví a la jeep estaba muy sucia de barro y decidí ir al río para limpiarme un poquito, obviamente me caí y me moje toda 😂


Después de haberme secado un poquito fuimos a un pueblo de cazadores que todavía utilizan la antigua técnica del “blow pipe” se trata de poner una flecha envenenada en una especie de tubo y soplar fuerte. El animal herido cae al piso paralizado por unos 5/10 minutos, tiempo necesario para que el cazador lo encuentre y lo mate. De vuelta para el pueblo principal paramos en un cultivo de fresas donde tomamos onces, estaba todo delicioso! 


El tiempo pero no estaba tan bueno y volvió a llover, como estábamos cansados, sucios y sudados decidimos que era mejor volver al hotel donde jugamos a cards against humanity hasta tarde.

A mí en general la zona de Cameron Highlands me gustò mucho, es un lugar tranquilo y silencioso donde solo hay un bar donde se puede tomar algo y utilizar el wifi. Tuve tiempo para mí misma, para pensar y desconectarme de la ciudad gozando de la naturaleza. 

2 thoughts on “Caminando y cayéndo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s